¿Quién no conoce a Bob Esponja?, el famoso dibujo animado de Nickelodeon, ha sido acusado de generar dificultad en el aprendizaje, así como déficit de atención en niños que ven habitualmente sus aventuras. El estudio fue realizado por la Universidad de Virginia y fue publicada en al revista Pediatrics, ¿usted qué opina al respecto?



El estudio se realizó con niños de cuatro años, una edad clave en el desarrollo infantil. Un grupo veía Bob Esponja mientras que otro veñia (durante 9 minutos en ambos casos) una serie de dibujos más lenta y tranquila, Caillou. Después se les sometió a un sencillo test de reconocimiento y memoria.

El resultado fue que los primero demostraron tener mucho más problemas de atención y comprensión que los segundos, algo que los investigadores han relacionado con el ritmo frenético de la serie protagonizada por el conocido personaje amarillo.

Además del ritmo, el estudio señala como posible factor determinante el grado de fantasía de los dibujos: “Es posible que, por un lado el hecho de que la acción transcurra con mucha rapidez y que se sucedan los acontecimientos vertiginosamente, y por otro, que lo que se desarrolle en la historia tenga muy poco que ver con el mundo real, acabe por interrumpir la capacidad de los niños para concentrarse inmediatamente después”.

“La visión de series como Bob Esponja y similares puede poner en peligro la capacidad de aprender de sus hijos o sus aptitudes de autocontrol”, ha advertido uno de los investigadores del proyecto.

{youtube}wEmyxnKKgVM{/youtube}