Mi “Yo” profesional, mi “Yo” humano

En principio, el desarrollo profesional y humano no responde a fórmulas, no existe un modo excluyente, no existe una manera única de proyectarnos hacia la realidad circundante, pues esta es múltiple. Esto no quiere decir que no existan principios básicos, principios espirituales, académicos, sociales, etc.