Aprendiendo finanzas desde joven

Aprendiendo finanzas desde jovenSaber usar el dinero servirá para siempre ¿por qué no empiezas a “dominarlo” desde joven?, seguro que ahora estás ocupado(a) con los estudios o el trabajo y pensar en finanzas es, probablemente, lo último que tengas en mente aprender. Ingresa y conoce lecciones básicas que te ayudarán a alcanzar el éxito económico por el resto de tu vida.

 

 

No es un secreto que los jóvenes, al ser impetuosos e inexpertos en el manejo del dinero, no midan las consecuencias de gastar sin control los ingresos que tienen. El ser joven es una etapa ideal para asimilar hábitos financieros maduros como el crear un presupuesto  y establecer metas financieras. A continuación, algunas habilidades que se deberían aprender:

Cómo utilizar una tarjeta de crédito: Es clásico que muchas entidades deseen “invitarte”, incluso si apenas acabas de cumplir 18 años (edad en que ya tienes DNI, puedes firmar y atarte legalmente a un contrato), a obtener una tarjeta de crédito. Te ofrecerán los mejores intereses y ofertas especiales para ciertos productos (especialmente productos dirigidos a jóvenes de tu edad). ¿Tentadora situación, verdad?, no aceptes toda oferta de tarjeta de crédito que recibas. De hacerlo te estarás exponiendo a años de endeudamiento, por ser muy fácil, especialmente si no tienes la disciplina financiera, de llevar hasta el tope el balance de una tarjeta de crédito.

Lo ideal, siempre será que evites las deudas y por lo tanto, no tengas ni uses tarjetas. Sin embargo la sugerencia, en caso estés empecinado(a) en tener tarjeta, sería la de optar por aquella que tenga el más bajo interés y al momento de usarla, sea solo para compras pequeñas que puedas pagar siempre a fin de mes.

El uso responsable del crédito luce bien en tu puntaje e historial crediticio. Sin embargo, no digas que nunca te lo advertimos, pero por tristes experiencias, sabemos que mucha gente, en estos momentos, solo trabaja para pagar deudas por uso de tarjetas, ¿y cómo hacen para sobrevivir?, bueno, consiguen otra tarjeta y sacan todo a crédito. Resultado: un círculo vicioso que nunca le permitirá ahorrar, ni tener tranquilidad emocional, por lo tanto estará impedidos de desarrollarse profesionalmente. El mejor consejo es: Nunca te endeudes hasta el cuello.

La educación y las buenas notas primero: Los estudios son muy importantes y cuando se es joven debes darle prioridad. La motivación debe ser tal que deberías mentalizarte en conseguir buenas notas que te permitan calificar para becas u otros beneficios que toda institución otorga a sus estudiantes.

Dale prioridad a tus estudios, si te apoyan con las matriculas o pensiones, entonces invierte tu dinero en cosas que te ayuden a conseguir mejores notas, pregúntate qué más necesitarías para ello: ¿una laptop, poner Internet en casa, comprar un escritorio personal? Toma en cuenta que el único beneficiado con esta inversión serás tú, nadie más. Quiérete pensando a futuro. Recuerda que la inversión en estudios nunca será un gasto.

Despilfarro de dinero en la juventud: Muchas veces los jóvenes suelen despilfarrar dinero innecesariamente (vale decir sin razón o que cumpla un objetivo serio), sea ropa de moda, accesorios tecnológicos de última generación, fiestas, y lo peor: bebidas alcohólicas y otros vicios más. Muchas veces, la justificación mas terrible es aquella que dice: “yo trabajo y hago con mi dinero lo que me da la gana”

Para empezar, es cierto que puedes hacer lo que te venga en gana, pero existen prioridades y etapas, ¿en cuál estás actualmente?, ¿te estás preparando para el futuro?, ¿estás asumiendo responsabilidades directas con tu familia?, ¿eres joven pero quieres vivir una vida desenfrenada como alguien que ya tiene una gran cuenta bancaria?, ¿te has dado cuenta que caes en el juego consumista de grandes empresas?

Piensa en ahorrar: Apertura una cuenta para hacer ahorros, es bueno empezar desde joven. Toma en cuenta que ahorrar, aunque sea un poco cada mes, tiene más sentido financiero cuando eres joven que tratar de guardar para tu retiro cuando eres más viejo.

La vida está para disfrutarla, pero decidiendo responsablemente, evita endeudarte, aprovecha tus estudios, no despilfarres tu dinero y piensa en ahorrar para el futuro. Te deseamos muchos éxitos financieros.

¿En qué etapa de su vida escolar, familiar o profesional se encuentra?