4 Maneras de evitar la propagación del SIDA entre adolescentes

Todo el mundo sabe que si tienes relaciones sexuales con alguien que esté infectado por el SIDA, podrías contraer el virus y morir a consecuencia de ello. Esto lo sabe todo el mundo, pero no constituye por sí sola protección suficiente, ¿Resultados? El número de adolescentes infestados crece. ¿Qué hacer entonces?

A pesar de que existe un mayor entendimiento y conciencia sobre el contagio del SIDA, esto parece importar poco al momento de tomar precauciones. Estamos en una sociedad que motiva el libertinaje y la promiscuidad (eso se puede comprobar viendo la publicidad televisiva de diferentes productos). Convives con ello y también con el SIDA, algunos la consideramos lejana y distante, pero en realidad está más cerca de lo que creemos.

Tú sabes que no hay nada que pueda reemplazar la responsabilidad individual. Sólo se logra cambiar las conductas cuando la información se apoya en valores sociales compartidos y transmitidos con convicción. Por ello consideramos de alta importancia las siguientes recomendaciones a jóvenes y adultos:

  1. Los adolescentes debemos tener criterios morales claros. Los jóvenes con principios firmes de conducta personal y social, corren menos peligro de contraer el SIDA, por el hecho de que no participan en actividades peligrosas. Los padres, tutores y profesores deben enseñar a los adolescentes la importancia de la autodisciplina y la responsabilidad personal, para ello:
    • Se debe presentar la educación sexual dentro de un contexto moral.
    • Hablar a favor de la institución familiar.
    • Mostrar normas claras y específicas de conducta.
  2. Debemos conocer personas ejemplares. Seamos sinceros, como jóvenes siempre solemos emular detalles que los adultos con éxito suelen hacer, decir o vestir. Pero la pregunta es: ¿Son buena o mala influencia? Los padres, tutores y profesores deben ser conscientes de que tienen una influencia real en la conducta de los jóvenes. Los adultos que intentan vivir de acuerdo con criterios morales, que cuidan su salud y están comprometidos en una relación matrimonial monógama, proporcionan un valioso ejemplo (y esto evita obviamente contraer el SIDA). Para ser buen ejemplo se tiene que:
    • Enseñar criterios morales mediante el ejemplo personal.
    • Llevar una conducta acorde con las normas para la conservación de la salud.
    • Enseñar con el propio ejemplo el sentido de responsabilidad en las relaciones con los demás.

  1. Ser fuertes a la presión social de participar en actividades peligrosas. ¿Cuántas veces hemos hecho cosas solo por la presión del grupo?, en muchas de estas situaciones somos empujados a tener relaciones sexuales y a consumir drogas. Quizás conocemos jóvenes mayores que ya están comprometidos en estas prácticas y ello puede hacernos reforzar la idea de que la intimidad sexual temprana y el consumo de drogas son lo normal. Los adultos deben contrarrestar estas influencias con lo siguiente:
    • Ayudar a los estudiantes a identificar las presiones negativas.
    • Estar atentos al comportamiento de los adolescentes dentro y fuera de la escuela.
    • Estimular a los estudiantes a dar buen ejemplo a sus compañeros.
    • Ser capaz de tratar adecuadamente el tema de las drogas delante de los jóvenes.
  2. Estudiemos y aprendamos acerca del SIDA. Quizás no es tu caso, pero muchos de tus compañeros tienen una gran ignorancia acerca del SIDA y están en permanente peligro de infección debido a que realizan actividades de alto riesgo: relaciones sexuales y consumo de drogas. Para prevenir la difusión del SIDA, los padres, la escuela y la sociedad deben instruir a los adolescentes acerca de los riesgos de esta mortal enfermedad. Un doble mensaje de responsabilidad y autodominio debe ser parte integral de toda tarea educativa en este sentido. Después de cualquier folleto, propaganda, charla, incluso este artículo, el poder de decisión del joven es personal. Fortalezcamos ese poder para bien. Participando activamente en:
    • Proporcionar los datos relativos al SIDA.
    • Impartir la educación sexual recalcando, el amor, la familia y la fidelidad, con el autodominio y responsabilidad como base.
    • Enseñar procedimientos para prevenir la drogadicción.
    • Saber encontrar ocasiones adecuadas para hablar del SIDA.

4 de cada 10 infectados son jóvenes.

En el Perú, según datos proporcionados por la Secretaria Nacional de la Juventud (SENAJU) de los 2 mil casos notificados de VIH/SIDA en el 2009 (al 31 de agosto), 848 son personas entre 15 a 29 años, vale decir que el 42.4 por ciento de los peruanos que sufren esta enfermedad son jóvenes. El mayor número de estos casos está en Lima (314), seguido por Loreto (139), Callao (69), San Martín (57) y La Libertad (54).

No te conviertas en una estadística más, asume con responsabilidad estas recomendaciones y ayuda a otros también.

¿En qué etapa de su vida escolar, familiar o profesional se encuentra?