Asegurando el futuro, con las carreras del futuro

Con un mercado laboral tan complicado, saturado con profesionales de carreras clásicas, sería una buena opción optar por las denominadas carreras del futuro, pero ¿cuáles son estas?, ¿qué necesidades satisfacen?, ¿son rentables?, ¿tu vocación corresponde a una carrera clásica, o te sientes motivado por estudiar una de las carreras del futuro? A continuación, te invitamos a conocer estas nuevas opciones.

Desde el comienzo de la Revolución Industrial hasta hoy, el mundo ha girado al ritmo de la revolución tecnológica, y nuestra era ha sido llamada la “Sociedad del Conocimiento”. Mucha gente cree que aún estamos a puertas de la época de la informática, la microelectrónica y las telecomunicaciones globales. Sin embargo, estamos un pasó más allá; ese periodo ya pasó.

De acuerdo con la doctora Carlota Pérez (1), investigadora, conferencista y consultora internacional experta en el impacto socioeconómico del cambio tecnológico y en las condiciones históricamente cambiantes para el crecimiento, el desarrollo y la competitividad, hoy el fenómeno de la revolución tecnológica nos sitúa en la Era de la Nanotecnología, la Biotecnología y la Bioingeniería.

Si tomamos en cuenta la cantidad de egresados de carreras universitarias y no universitarias tradicionales, caeremos en la cuenta de que el número de profesionales en esas disciplinas excede el que las empresas necesitan. Por un lado, hay muchos periodistas; ingenieros de sistemas, civiles o electrónicos; abogados y estudiantes de Ciencia Política, médicos e incluso administradores y contadores. Por otro lado, existe un gran número de traductores, profesores de inglés, chefs y barmen o barwomen. Muchos de los egresados antes mencionados sufren por falta de empleo y deben conformarse con el subempleo, y no pueden ejercer su profesión.

No existe una regla infalible para elegir qué estudiar, pero seguir tu propia vocación puede ayudarte mucho para decidir; estudiar una de las carreras del futuro puede ser una buena opción para poder tener éxito en un mercado laboral cada vez más complicado y saturado.

Si tu vocación te guió al responder nuestra pregunta del comienzo y elegiste la segunda opción, ¡has dado el primer paso para estudiar una de las carreras del futuro! A continuación te contamos de qué trata cada una de ellas.

  • Nanotecnología

Un nanómetro (nm) equivale a 10^-9 metros. Es decir, una millonésima parte del metro. ¿Te imaginas poder trabajar con tecnología a esa escala? La nanotecnología trabaja a menos de 100 nm para potenciar los avances científicos.

El primer físico que aludió al concepto de nanotecnología fue el estadounidense Richard Feynman, quien el 29 de diciembre de 1959 dio una conferencia ante la American Physical Society (Sociedad Física Americana) titulada “Hay mucho sitio en lo más bajo”. Aquella conferencia versó sobre los beneficios que supondría para la sociedad el que fuéramos capaces de manipular la materia y fabricar artefactos con muchísima precisión valiéndonos tan solo de unos cuantos átomos.

Feynman fue un visionario en este campo y pronosticó acertadamente el gran impacto que hoy ha logrado la miniaturización, logrando potenciar las capacidades de los ordenadores electrónicos; también predijo el desarrollo de los métodos que se emplean en la actualidad para fabricar circuitos integrados, y la aparición de técnicas para trazar figuras extremadamente finas mediante haces de electrones. Además, planteó la posibilidad de producir máquinas a escala molecular, que nos permitirían manipular moléculas. Cada uno de sus aportes forma hoy parte de esta ciencia, y los científicos de esta rama generan cada vez mayor progreso. Sumamente interesante, ¿no?

  • Biotecnología 

Esta asombrosa ciencia manipula organismos vivos o compuestos obtenidos de estos últimos para obtener productos de valor para los seres humanos.

La aplicación de esta disciplina no es reciente, pues desde la antigüedad ha hecho importantes aportes en la elaboración de bebidas alcohólicas. Años más tarde brindó un valioso aporte médico y se descubrió la penicilina y luego la insulina. Hoy en día esta ciencia ayuda a obtener vacunas de máxima efectividad pero de daño mínimo para el organismo; mejora el proceso de producción de alimentos vegetales y la crianza de animales para el consumo humano, y propone soluciones para la protección y restauración de la calidad del medio ambiente.

Mucha gente critica esta ciencia porque cree que es dañina para los animales. Sin embargo, lo que realmente logra es mejorar la calidad de vida tanto de las personas como de los animales. Dinos tú si no estarías dispuesto a mejorar la calidad de vida de nuestra sociedad partiendo de algún proceso biotecnológico…

  • Bioingeniería 

La bioingeniería consiste en la aplicación de las técnicas y las ideas de la ingeniería a la biología humana. El sector de esta ciencia que se refiere a la medicina se llama ingeniería biomédica.

Cuando los ingenieros biomédicos trabajan dentro de un hospital o clínica, son llamados ingenieros clínicos, personas graduadas de algún programa de ingeniería que lo acredita y lo compromete en la aplicación del conocimiento científico y tecnológico, desarrollado a través de la educación ingenieril y la experiencia profesional en el ambiente del cuidado de la salud, en apoyo de actividades clínicas.

Ahora que conoces las carreras del futuro, ¡solo debes seguir tu vocación y tus ganas de ser el mejor en la carrera que elijas y en el rubro que desees serlo!


(1) Carlota Pérez. Es investigadora senior en CERF (Fondo de Cambridge para Investigaciones en finanzas), Instituto Judge, Universidad de Cambridge, Inglaterra e investigadora honorífica de SPRU, (Centro de Investigación sobre política científica y tecnológica), Universidad de Sussex, Inglaterra, Catedrática de Tecnología y Desarrollo Socio-económico, Universidad Tecnológica de Talin, Estonia.
Sus publicaciones, desde comienzos de los ochenta, han contribuido a la comprensión actual de las relaciones entre las revoluciones tecnológicas, el cambio institucional el mundo financiero y el desarrollo económico. Su reciente libro Revoluciones Tecnológicas y Capital Financiero: La dinámica de las burbujas financieras y las épocas de bonanza [Siglo XXI 2005] ha sido recibido con elogios en el sector académico, financiero y el de los negocios basados en tecnología.
Sus artículos y libros son utilizados como texto de estudio en cursos de post-grado en universidades de varios países.
Es asesora de organizaciones públicas y privadas en Latinoamérica, Norteamérica y Europa y consultora para diversos organismos internacionales.
Con frecuencia es conferencista internacional invitada, en eventos académicos, empresariales y sobre políticas públicas.
¿En qué etapa de su vida escolar, familiar o profesional se encuentra?