¡Quiérete!

¡Quiérete!¿Estás harto? Sí, de que te repitan que eres único e irrepetible, cuando te sientes uno más del montón. Que lo que vale es lo de adentro, cuando muchas veces el mundo se guía por el bendito billete. Que tienes muchísimas cualidades, cuando te encuentras a lo mucho dos o tres. Que eres bello (a), cuando en realidad te sientes todo un patito feo. Estás cansado de que usen esa psicología barata contigo, cuando lo único que quieres es desaparecer, y por supuesto que dejen de repetirte lo “valioso” que eres, cuando sientes que tu valor se reduce a cero día tras día.

A ver, si sientes todo lo anterior, es porque en definitiva estás chocando con tu autoestima. De repente puedes objetar y decir: ¡Realidad manda, no tengo dinero, ni carro, soy feo (a), nadie me valora, no me respetan y aún así tengo que afrontar al mundo día a día! Pues lo que yo te digo es que ¡Despiertes! Es momento de tomar cartas en el asunto y no dejar tu vida pasar.

Además, no todas las personas son millonarias de nacimiento. No todos nacen con una belleza física cual artista de Hollywood, es más ni ellos. ¿Acaso nunca has visto a los famosos sin maquillaje? Hay millones de esas fotos en Google, ¡Revísalas! Además existe el arreglo, parte de quererse es mimarse un poco y hacer todo lo posible por verse bien. De repente tú dirás que no tienes plata, pues ¡Trabaja!¡Ahorra!

Sólo falta que digas que no te llaman de los trabajos, pues genérate tus propias oportunidades, sé un emprendedor y no lo digo sólo porque este término esté de moda, sino porque es vital para tu proyecto de vida. Ten metas, aspiraciones, lucha por ellas, mira las dificultades como las oportunidades que tienes para sacar carácter y vivir a plenitud tu vida. Recuerda, que quererse no es estar frente al espejo arreglándose cinco horas, sí es más bien tener el coraje de salir todos los días a jugártela por ti mismo.



¿En qué etapa de su vida escolar, familiar o profesional se encuentra?